La mantilla, como Dios manda

Tiempo de lectura
1minuto
Read so far

La mantilla, como Dios manda

Marzo 29, 2019 - 13:55
Posted in:
0 comments

Nunca mejor dicho.

Vestirse de mantilla es una de las tradiciones más arraigadas y populares de la Semana Santa de Andalucía y, como toda tradición, está regida por unas normas de protocolo.

El origen de la mantilla se remonta a las civilizaciones ibéricas, a raíz del descubrimiento de figurillas prerromanas de mujeres con tocados muy similares, aunque hay otra teoría afirma que el origen de esta prenda es una variante del velo musulmán, heredado en Al-Ándalus y adquirido, posteriormente, por las mujeres mozárabes.

En el siglo xvii ya era habitual utilizar la mantilla de encaje como prenda distinguida, además de las de paño y de los mantones de seda Sin embargo, su uso no se generalizó entre las mujeres de la nobleza y alta burguesía hasta finales del siglo xviii, tal y como se aprecia en numerosos retratos pintados por Francisco de Goya, costumbre que continuó Isabel II de España y que, ya en el siglo veinte, repitió la Reina Sofía.

Actualmente, el uso de la mantilla negra durante la Semana Santa está muy desvirtuada, siendo Sevilla una de las pocas que mantiene la tradición de llevarla únicamente el Jueves y el Viernes Santo, pese a que el primero de los días gane por goleada.

Pese a todo y a todos, ponerse una mantilla negra implica:

- Llevar un vestido negro, lo más sencillo posible, a la altura - más o menos - de la rodilla, de manga larga y escote discreto.

- Calzarse unos zapatos de salón negros. Eso sí, de tacón sensato, de corte clásico y sin plataforma.

- Llevar medias negras de cristal, sin más pretensiones ni florituras.

- Llevar una pequeña - e inútil, a veces - cartera negra. Las de carey también son una opción más que recomendable.

- Optar por un maquillaje sencillo, sobre todo el labial, que debe ser en tonos nude.

- Recogerse el pelo en un moño: discreción y comodidad.

- Y, cómo no, una peina de carey en la que colocar la mantilla, un broche para la parte trasera y unos pendientes discretos que sigan, en la medida de lo posible, la estética del conjunto.

* Guantes negros y rosario opcionales.

* Una mantilla nunca puede ir sola, debe ir acompañada por un hombre o ir en grupo.

También debes tener en cuenta el día, no es lo mismo vestirse de mantilla un Jueves que un Viernes Santo, ya que el Jueves Santo debes ir con la frente despejada, mientras que el Viernes la mantilla cubrirá parte de tu frente como símbolo de luto.

¿Te vistes de mantilla este año? No me dirás que no te avisé.

 

Foto: https://romanjoyero.com/blog/como-llevar-la-mantilla-en-semana-santa/

Puntuación: 
0
Sin votos aún